El frío no termina de irse, y aunque el invierno ya está bastante avanzado, lo cierto es que es horrible sufrir por el frío dentro de casa. Cuando pensamos en México, no pensamos en climas extremos y quizá por eso sea que las casas normalmente no están lo suficientemente bien acondicionadas para los climas fríos. Si nos acercamos a las tiendas para comprar ropa de abrigo, ¿por qué no vestimos también nuestra casa para la lluvia y el frío?

Queremos compartir contigo algunos consejos e ideas con las que te resultará mucho más fácil convertir tu hogar en un lugar confortable en el que puedas disfrutar de estos días invernales:

Diseña tu “nido”. Llena tu casa de alfombras, cojines, cortinas y mantas que te protejan del frío exterior. Si no cuentas con un sistema de calefacción en tu hogar, puedes contrarrestar las bajas temperaturas con una decoración basada en colores cálidos, luces acogedoras y ropa de cama mullida y calentita.

Múdate a la habitación más cálida. Si eres de esos afortunados que tienen una chimenea en casa, puedes combinar la televisión y la chimenea en la misma habitación, incluso sobre el mismo muro. Para lograr el equilibrio perfecto debes procurar que estos dos elementos den al espacio un toque de calidez y comodidad, de forma que puedas ver tus películas favoritas y pasar las tardes invernales lo más cómodo posible.

Cubre las ventanas. Las cortinas son elementos muy prácticos que, además de proteger una habitación de la luz natural, tienen una función estética. Escoger las cortinas más favorecedoras para nuestra decoración puede ser complicado si no tomamos en cuenta factores como los colores, el largo o el grosor. En Construcentro contamos con la línea completa de persianas y cortinas Hunter Douglas para que protejas tus ventanas contra el frío a la vez que decoras tu habitación con los modelos más modernos.

Deja al frío afuera. La calefacción es un gasto importante, y por eso el aislamiento es la clave: baja las persianas o cierra las cortinas en las horas en las que no pega el sol, revisa grietas y rendijas y tápalas para mantener el calor dentro de casa. Para una reparación económica, puedes utilizar cinta aislante para evitar que el aire se cuele.

Ventila la casa el tiempo justo. Es importante mantener limpio el aire de la casa para oxigenar las habitaciones y librarlas de las toxinas que se mantienen suspendidas en el aire, sin embargo, esto no significa que debas congelarte en invierno. Abre las ventanas de par en par unos 10 o 15 minutos máximo al día para librarte del aire viciado, pero procura hacerlo en las horas de sol para aprovechar sus rayos y retener el calor.

Aprovecha las fuentes de calor. ¿Has notado lo agradable que se torna la temperatura de la cocina cuando preparamos la comida? El calor que desprenden el horno, la estufa y los electrodomésticos en general es de gran ayuda para mantener la temperatura en la cocina, especialmente si mantienes la puerta cerrada. Del mismo modo puedes aprovechar el calor que desprenden las computadoras, televisores, etc. en el resto de la casa.

Atrapa el calor. Este es sin duda, el consejo más sencillo. Cierra las puertas e intenta mantener el calor en las zonas de casa en las que vayas a estar. De este modo evitarás que el frío se disperse por la casa y lograrás aumentar la temperatura, sobretodo en estancias pequeñas.

Crear una atmósfera agradable en nuestro hogar es indispensable, y no es una tarea difícil. Si deseas poner manos a la obra y realizar obras más definitivas como cubrir los muros, impermeabilizar, reparar grietas y rendijas definitivamente, etc., ven a Construcentro. Tenemos todos los materiales y la experiencia necesarios para que puedas disfrutar plenamente de tu casa.