¿Tu hijo quiere redecorar su habitación? Este es el mejor momento para emprender una actividad familiar y además, para enseñarle una habilidad adicional para su aprendizaje de vida. El día de hoy vamos a darte todas las instrucciones básicas para que tu hijo adolescente pueda decidir el nuevo estilo de decoración, realizar el trabajo y además la limpieza posterior. ¿Lo mejor? ¡No tendrás que mover ni un dedo! (a menos que desees ayudarle, por supuesto).
Dónde comprar

En Construcentro encontrarás toda la gama de pinturas Corev. Te recomendamos que platiques con tus hijos sobre el estilo de decoración que desean para sus habitaciones, de este modo podrán elegir el tono de pintura adecuado. Si tienen dudas, pregunten a los expertos de Construcentro acerca de las herramientas y materiales, pero si desean que este proyecto sea una decisión completamente familiar, también te damos una guía para que empiecen con las comprar como todos unos expertos.

Cuánta pintura comprar

Pídele a tu aprendiz de pintor que mida la altura por el ancho de las paredes, de forma que pueda calcular los metros cuadrados a cubrir. Si los muros tienen ventanas o puertas, deberá medir el área de cada uno y restarla a la superficie total. Una vez hecho esto, divide los metros cuadrados entre 10 (el rendimiento aproximado de la pintura látex por metro cuadrado), el resultado serán los litros de pintura requeridos.

Por ejemplo, si la pared tiene 5 metros de largo por 2 metros de alto, se multiplica y se tiene una superficie de 10 m2. Si la pared contara con una ventana de 1.5 metros de ancho por 1 metro de alto, su superficie sería 1.5 m2. Para encontrar la superficie total de la pared, a los 10 m2 le restamos los 1.5 m2, obteniendo un total de 8.5 m2.

Luego, para calcular la cantidad de pintura se divide el total de la superficie a pintar por el rendimiento según el tipo de pintura. si se va a pintar con pintura látex, se debe aplicar la siguiente fórmula:  Si deseas aplicar dos manos de pintura, multiplica el 0.85 litros x 2.

Preparación

Antes de empezar, asegúrate de que cuenten con todas las herramientas necesarias: rodillos, brochas, charolas, cinta para pintor, compuesto multiusos, espátula, lija, trapos y plásticos para proteger las superficies.

Recuerda que el éxito del trabajo dependerá de la forma en la que se prepare. Antes de abrir la primera lata de pintura, deberán preparar la habitación. Retiren los muebles y protejan el piso contra las salpicaduras con plásticos o trapos.

Si las paredes están dañadas, deberán resanarlas utilizando el compuesto multiusos y la espátula. Una vez seco el compuesto, deberán lijar hasta obtener una superficie perfectamente lisa y limpiar para asegurarse de que las paredes queden libres de polvo. Finalmente, deberán colocar la cinta alrededor de las molduras y en las orillas del techo. Sabemos que es una tarea tediosa, pero es necesario para evitar que la pintura se corra a otras áreas.

Comenzar a pintar

¡Ahora si comienza la parte divertida! Comiencen por pintar las orillas con una brocha, ya que es dificil alcanzar estas áreas con el rodillo. Después, empiecen a pintar desde la esquina inferior y suban aplicando un poco de presión. Deténganse a unas cuantas pulgadas del techo, si sienten que el rodillo está un poco seco, apliquen un poco más de pintura y prosigan con la siguiente área, cuidando que siempre quede una orilla fresca para que no se noten las marcas del rodillo. Una vez que hayan terminado de cubrir la superficie, realicen trazos horizontales sin volver a cargar la pintura, este proceso ayudará a evitar las marcas. De preferencia, permitan que la pintura seque por unas 4 horas antes de aplicar la siguiente capa.

Limpieza

Este es sin duda, el paso menos glamoroso, pero es un paso importantísimo. Es el momento de lavar las brochas y los rodillos, de retirar la cinta de pintor y de retirar los plásticos y trapos de protección que utilizaron.

¡Ahora es momento de dar un paso atrás y admirar un trabajo bien hecho!