El “trabajo de equipo” y la “actitud positiva” no son solamente palabras que nos lanzan las empresas de consultoría especializada para hacer que los trabajadores se sientan apreciados y valorados. Cuando todos los que participan en el proyecto se sienten contentos y con energía para presentarse a trabajar diariamente – y tienen algo positivo que aportar al proyecto – entonces sabes que tienes un proyecto con altas probabilidades de terminar exitosamente.

Adopta actitudes positivas

¿Cuáles son algunos de los beneficios de fomentar las actitudes positivas en los trabajadores?

  • el trabajo se termina más rápida y eficientemente.
  • se cometen menos errores, lo que se traduce en menos gasto y desperdicio de materiales.
  • hay menos distracciones en el sitio de trabajo.
  • el riesgo de sufrir accidentes baja.
  • los proyectos cumplen con los calendarios de entrega ya que obstáculos como el clima o la entrega de materiales son superados con mayor frecuencia.

Haz que los nuevos empleados se sientan bienvenidos

  • Prohibe las “novatadas”

Informa a todo el personal que no se admitirá ninguna forma de acoso,          iniciación o novatada. Todos los empleado han pasado exitosamente por         los procesos de contratación necesarios y personas capacitadas han             determinado que tiene las cualidades y capacidades necesarias para   cumplir con sus responsabilidades, por lo que no hay excusa para que otros empleados los pongan a prueba.

  • Controla los chistes y juegos en el sitio de trabajo

Tener sentido del humor es, por lo general, una cualidad positiva en los         trabajadores – y contar chistes durante la jornada suele ser una actividad    recurrente para pasar el tiempo. Es importante que los trabajadores    comprendan que no está bien visto hacer chistes a costa de sus      compañeros, en especial si estos hacen que se sientan incómodos u            ofendidos. Procura que el humor sea sano, que no discrimine u ofenda a        nadie por su raza, religión, orientación sexual o apariencia física.

  • Dale retroalimentación positiva a tus empleados

Cuando veas que la gente está trabajando en equipo, que completan su        trabajo a tiempo y dentro del presupuesto y que se apoyan mutuamente,        asegúrate de hacerles saber que están haciendo un buen trabajo.  Es claro que obtienen un pago a cambio de su trabajo, pero escuchar palabras de   aliento por parte de sus superiores siempre es importante. Si existe la             posibilidad, podrías premiar su esfuerzo dejándolos salir un poco más          temprano un día o un desayuno en la obra, seguramente apreciarán el         detalle y lo retribuirán mejorando aún más su desempeño.

  • Escucha sus preocupaciones

Una de las mejores cosas que puedes hacer para mejorar el ambiente          laboral es escuchar a aquellos miembros del equipo que tienen    preocupaciones específicas. Pueden ser laborales o personales, pero           piensa que podrían ser lo suficientemente serias como para afectar su       desempeño. Escucha cuidadosamente y no juzgues o hagas comentarios hasta que tengas toda la información necesaria, pregunta después cómo puedes ayudarlo para resolver este contratiempo. Probablemente tu trabajador necesitara confiar sus problemas a otra persona, o quizá sí necesite ayuda de tu parte, quizá un horario flexible para atender sus necesidades o algún tipo de acción de tu parte podría hacer la diferencia. Tómate el tiempo necesario para valorar todas las opciones antes de tomar una decisión.

  • Hechos antes que juicios

Si alguien se acerca a tí con una queja en contra de algún compañero de       trabajo o proveedor, no hagas conclusiones precipitadas. No importa de        quién provenga la queja. La palabra de un cliente o proveedor no debería       de tener más peso que la de cualquiera de tus trabajadores – y tampoco          debes suponer que todos tus empleados son infalibles. El objetivo debe ser escuchar y entender los hechos, separándolos de las emociones – que pueden provocar que las personas se sientan más molestas de lo que la situación amerita. Aborda cada problema de manera tranquila, sin hacer ningún tipo de juicio, de modo que puedas encontrar la mejor forma de resolver este tipo de conflictos.

  • Trato justo

Una vez que los equipos de trabajo se den cuenta de que todos reciben un   trato justo y equitativo dentro de su ambiente laboral, se casi seguro que la    actitud general reflejará una mejora significativa. Los empleados de recién    ingreso no necesitarán probarse ante los demás, por lo que no aceptarán        más obligaciones de las que pueden manejar y tus trabajadores más             experimentados no asumirán que pueden descuidar su trabajo tan sólo por el hecho de llevar más tiempo en el empleo.

Todo lo que se necesita es que cada persona cumpla con su trabajo de la mejor manera posible, aprovechando todas sus capacidades y habilidades. Esto garantizará que el trabajo se desarrolle sin problemas – las malas actitudes en el sitio de trabajo nunca deben generar un problema mayor.